Características de autismo

El autismo forma parte de una diversidad neurológica y social, al no ser una enfermedad, no tiene síntomas, sino características. Al ser una condición del neurodesarrollo, lo que significa que está presente durante toda la vida. El espectro autista es muy diverso y complejo, no en todos casos se presenta de la misma forma o con la misma intensidad, tratar de explicarlo no es tarea fácil, pero podemos intentarlo a partir de las características más comunes en cada una de las áreas afectadas. 

inntegración sensorial

Es la forma en que el cuerpo procesa la información que recibe del entorno, por medio de los sentidos. Algunas personas con autismo pueden tener hipo o hiper sensibilidad a los estímulos sensoriales auditivos, visuales, táctiles, olfativos y/o gustativos. 

Otras de las percepciones que pueden verse afectadas son la propioceptiva que es aquella que nos ayuda a dimensionar distancias, profundidades, así como el tamaño de nuestras extremidades, y la vestibular que regula el equilibrio y la forma en que percibimos la combinación del espacio con el movimiento del cuerpo o cabeza.

Ejemplo hipersensibilidad auditivaEjemplo audio

Lenguaje y Comunicación

Los procesos de adquisición y desarrollo del lenguaje pueden estar afectados. Dentro del espectro existe una gran diversidad que va de lo no verbal a lo verbal y todo lo que se encuentra en ese abanico.  Es importante tener siempre presente que hablar y comunicar no son sinónimos. 

Dentro de las características más comunes podemos encontrar:
1. Lenguaje repetitivo o rígido.
2. Desarrollo desigual del lenguaje.
3. Intereses específicos y habilidades excepcionales.
4. Dificultad para comprender gestos y señas.

Interacción social y conducta

Algunas personas tienen retos al momento de interactuar con los demás y pueden presentar conductas repetitivas para autorregularse.

• Carecen de atención conjunta.
• Ecolalia, repetición verbal con/sin sentido.
• Estereotípias: movimientos repetitivos.
• Intereses restringidos y obsesivos compulsivos.
• Retos significativos de autorregulación.
• Dificultad para socializar con otras personas de su edad.
• Dificultad para el juego imaginativo.
• Prefieren las rutinas, les es difícil la transición.